¿Quién hace los regalos a los invitados de nuestra boda?

En general este es un tema que preocupa a la mayoría de nuestros clientes y amigos. Se acerca el día y no tienen muy claro cual es el protocolo a seguir.

Pues os diré que tradicionalmente la madrina y el padrino eran los encargados de hacer un regalo a los invitados para  agradecerles la asistencia en un día tan especial.

La madrina se encargaba de hacer el regalo de las mujeres y de los niños, que habitualmente constaba de una cajetilla de tabaco para ellas y un cucurucho de gominolas para los peques.

Y el padrino por su parte compraba varias cajas de puros que se repartían en la sobremesa a todos los invitados masculinos.

Hoy en día esto ha cambiado bastante. Hay cosas que algunos novios quieren mantener y otras que prácticamente  han caído en desuso: como el regalo de la cajetilla de tabaco para las mujeres (leer entrada buffet de tabaco o cigar bar).

Lo mas habitual es que los novios hagan un regalo personal a todos los invitados y la madrina y el padrino hagan lo mismo, de tal manera que cada invitado reciba dos regalos.

El regalo de los novios suele ser algo con mucha alma: algo que incluya una frase que les haya inspirado a lo largo de su relación, una foto, música… en definitiva lo mas bonito que pueden regalar los anfitriones de una boda son SENTIMIENTOS.

Por parte de los padrinos tienen dos opciones: o bien ponerse de acuerdo y hacer un regalo conjunto ; o dividir los invitados entre hombres y mujeres y regalar cada uno lo que crea adecuado.

En mi humilde opinión la segmentación por géneros a la hora de hacer los regalos, está bien sólo cuando el artículo que vayas a regalar lo pida. ¿Qué quiero decir con esto? Con esto quiero decir que si por ejemplo quieres regalar un collar a tus invitadas, pues lógicamente tendrás que elegir un detalle diferente para tus invitados masculinos; pero sí te apetece regalar algo de alimentación, deberías regalar a todos los invitados lo mismo.

Personalmente he visto varios casos en los que se regala bombones a las mujeres y puros a los hombres. Esto genera problemas dado que no por ser mujer te tiene que gustar mas el chocolate que a un hombre; y no por ser hombre tiene que gustarte fumar.

¿Un último consejo para llegar al corazoncito de tus invitados? Regala algo que a ti te gustaría que te regalasen.

Tabletas de chocolate para bodas.jpg

Un abrazo muy muy fuerte amig@s.

 

 

El Chocolate

Hola a tod@s!!!!!

Hace unos días estuvimos con Chocolatearte en la Feria de Muestras de Gijón, dando una charla sobre EL CHOCOLATE. Con lo cual me gustaría compartir con vosotr@s un resumen breve pero intenso de lo que los asistentes pudieron escuchar.

Espero que os guste 🙂

EL CHOCOLATE

Etimologia

Para muchos, la palabra chocolate es una adaptación de la palabra náhuatl xocolātl, que hacía referencia a una «bebida espumosa hecha de cacao» y cuyo significado literal es agua agria. Se postulan por tanto dos etimologías para xocolātl:

Se trata del resultado de añadir a la palabra de origen náhuatl (de la región centro-occidente de México) ātl («agua») la palabra xococ («agrio»), la palabra xocolia («agriar») o xocolli («cosa agría»).

Se trata de una adaptación de chocolhaa, palabra proveniente del maya que, literalmente, significa «líquido o bebida caliente» pero el término maya de designio del chocolate es Chukwa’ que contradice a dichos autores.

Arqueologia

En 2008 el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México publicó estudios en los que los análisis aplicados a una vasija encontrada en las excavaciones de Cerro Manatí, ubicado dentro de Veracruz, concluyen que el consumo de cacao puede haberse dado 800 años antes de lo que se creía, en el período formativo (1900-900 a. C.). La vasija está datada mediante carbono 14 en 1750 a. C. y contiene restos de teobromina, componente marcador de la presencia de cacao.

Imagen1 - copia

Historia

No se conocen con certeza los orígenes del árbol de cacao. Algunas teorías proponen que los primeros árboles del cacao crecían de forma natural a la sombra de las selvas tropicales de las cuencas del Amazonas y del Orinoco , hace unos 4000 años. Los primeros cultivadores fueron o bien los olmecas , hace tres mil años, que ocupaban un área de selvas tropicales al sur de Veracruz , en el golfo de México , o bien los mayas . Estos, en torno al siglo IV a.C., varios siglos después de la desaparición de los olmecas , se habían establecido en una extensa región al sur del México actual, que se extiende desde la península del Yucatán en América Central a lo largo de región de Chiapas y la costa de Guatemala en el Pacífico . Los mayas llamaban al árbol del cacao cacahuaquchtl . El cacao era para ellos símbolo de vida y fertilidad . Los mayas crearon un brebaje amargo hecho de semillas de cacao que consumían exclusivamente los reyes y los nobles y también usado para dar solemnidad a determinados rituales sagrados. En sus libros, los mayas describen diversas formas de elaborar y perfumar la bebida: más líquido o más espeso, con más o menos espuma, con aditamentos como el chile picante…Imagen2

Más tarde, los mayas lo llevan hacia el sur, a las tierras que ocupaban los toltecas , el pueblo que precedió a los aztecas en la historia de América Central . Los aztecas impusieron un sistema feudal en el que las tribus mayas y toltecas debían pagar los impuestos en forma de granos de cacao. El dominio azteca supuso, pues, la sumisión de los toltecas , los olmecas y todos los pueblos que constituyeron el inmenso imperio de los adoradores del Sol y de la Serpiente Emplumada, o Quetzalcóatl , el dios fundador de la estirpe y de la cultura precolombina de México. Era precisamente a Quetzalcóatl a quien los aztecas hacían remontar el primer origen de cacao, regalo divino para aliviar su cansancio y deleitar el reposo.

En los primeros tiempos el consumo parece haber sido en forma de una especie de «cerveza»; es decir, una bebida basada en la fermentación más que de los granos del cacao de la pulpa del mismo.

Imagen3

Los mayas hacían que la bebida fuera aún más espumosa vertiéndola desde un recipiente elevado a otro que estaba en el suelo. Más tarde, los aztecas inventaron una especie de molinillo para provocar la aparición de la espuma. Tendría una importante función ritual y muy probablemente se utilizaba en las celebraciones de matrimonios. Bastante posteriormente, los olmecas, mayas y mexicas (entre otras civilizaciones mesoamericanas) comenzaron a consumir el chocolate derivado de la pasta de los granos. Su preparación se efectuaba de la siguiente manera: las semillas eran primero tostadas y luego molidas para hacer una pasta que después se mezclaba con agua. Esta mezcla se calentaba hasta que la manteca o grasa del cacao subía a la superficie. Se le quitaba la espuma y luego se volvía a mezclar –según ciertas proporciones– con la bebida; finalmente se batía enérgicamente para formar un líquido con una espuma consistente que se bebía frío. A esta preparación de base se le añadían –según el gusto– diferentes ingredientes, como chile, achiote, vainilla y miel como endulzante y harina de maíz como emulsionante básico para absorber la manteca de cacao. El resultado era una bebida sumamente energética pero también muy amarga y picante.

El chocolate solía ser bebida preferida de las realezas, que lo consumían en vasos especiales (jícaras).

Siglos después de los mayas, los mexicas (aztecas) continuaron el gusto por el chocolha maya. Se sabe que el emperador Moctezuma gustaba de beber una taza de éste diluido en agua. Una leyenda dice en México que el mismo dios Quetzalcóatl (casi equivalente al Kukulkán maya) en tiempos ancestrales dio a los hombres en sus manos las primeras semillas de cacao.  Al parecer, los otros dioses no le perdonaron que diera a conocer un alimento divino y se vengaron desterrándolo: fue expulsado de sus tierras por el dios Tezcatlipoca . Antes de marcharse prometió volver por donde sale el sol en el año ce-acatl , según el calendario azteca , lo que luego se asoció con la llegada de Hernán Cortés .

Imagen5 - copia

Más allá de leyendas, el cacao tenía una función esencial en los ritos religiosos: ya los mayas creían que la bebida que se conseguía tostando y machacando los frutos les alimentaría después de la muerte. Se celebraban rituales religiosos en diferentes fases del cultivo del cacao. Se celebraba una fiesta de la siembra en honor de sus dioses donde sacrificaban a un perro al que habían pintado una mancha de color cacao sobre la piel. Otra práctica habitual obligaba a los plantadores a mantenerse célibes durante trece noches. Al llegar a la décimo cuarta, podían yacer con sus esposas y luego proceder a la siembra del cacao. Otra ceremonia consistía en colocar las semillas en unos pequeños cuencos antes de efectuar unos rituales secretos en presencia de un ídolo. Luego se extraía sangre de diferentes partes del cuerpo de una víctima humana para ungir al ídolo. Otra práctica era regar la tierra que tenía que ser sembrada con la sangre del sacrificio de unas aves; etc. En cuanto a los aztecas , sabían que una taza de xocolatl eliminaba el cansancio y estimulaba las capacidades psíquicas y mentales. Para los aztecas el xocolatl era una fuente de sabiduría espiritual, energía corporal y potencia sexual. Era muy apreciado como producto afrodisíaco y era una de las bebidas favoritas en las ceremonias nupciales. Era una bebida reservada a la elite y se denominaba también oro líquido , pues los granos de cacao se usaban como moneda. Así, con cuatro granos se podía comprar un conejo; con 10, la compañía de una dama, y con 100, un esclavo.Imagen4

Al ver que los granos de cacao se usaban como moneda y que los aztecas atribuían a la bebida de cacao virtudes reconstituyentes y afrodisíacas, Hernán Cortés decidió explotarlo comercialmente. Creó plantaciones en México , Trinidad y Haití , e incluso en una isla de África occidental. Desde esa isla, el cultivo del cacao se extendió a Ghana en 1879.

De América a Europa

1502 fue la primera fecha importante para Europa en el conocimiento del cacao y chocolate. Era un tiempo de aventuras para los conquistadores españoles siendo Cristobal Colón el primero en navegar al nuevo mundo. Cuando llegó a la isla de Guanaja – cerca de Honduras – en su cuarto viaje, los nativos fueron parte del camino hacia la proa para recibirlos, sus botes estaban cargados de habas de cacao.

Cuando ofrecieron este preciado regalo a Colón, algunas habas cayeron al agua. Los mejicanos se zambulleron en el agua para salvar las habas como si fueran los artículos más preciados del mundo. Esto asombró a los españoles. No obstante, no valoraron realmente “estas extrañas almendras” y al principio las consideraron una rareza local sin importancia.

Cristóbal Colón, a su vuelta a España, lleva muestras de cacao a los Reyes Católicos; sin embargo no tiene éxito por su sabor amargo y picante y por su aspecto sucio.

En 1519 – el mismo año en que los Aztecas predecían que volvería su dios plumado Quetzalcoatl – Cortés tomó tierra en Méjico, en el mismo sitio por el que había escapado Quetzalcoatl para su navegación por el mar.Imagen7

No es extraño que el emperador Azteca Montezuma confundiera por error a Cortés – vestido con oro y plumas de colores – con Quetzalcoatl que volvía. Le ofrecieron cacao, que interesó a Cortés. Había pensado encontrar oro, pero encontró en su lugar este extraño fruto con un valor aparentemente igual, ya que pronto descubrió que los Aztecas lo usaban como moneda.

Cortés conquistó la tierra y pronto empezó las plantaciones de cacao por toda la zona ya que estaba convencido de que le aportaría la misma riqueza que el oro que esperaba. El conquistador español también usó las habas de cacao como una moneda local: compró esclavos, comida y bebidas y también descubrieron cómo hacer una bebida con sabor divino y nutritiva con él: xocoatl.

Así es de las muestras que Hernán Cortés  decidió llevarse consigo a la España de Carlos I en 1528 de donde surge la historia del chocolate en Europa. Cortés, al probar el brebaje preparado por los aztecas, lo había descrito así: “cuando uno lo bebe, puede viajar toda una jornada sin cansarse y sin tener necesidad de alimentarse”. Además del valor alimentario también le había llamado la atención el valor monetario que le daban los aztecas.

Dominaron e incluso monopolizaron el mercado de cacao e intentaron mantener el secreto de este oro nuevo para ellos solos.Imagen6

En el siglo XVI, Hernán Cortés introdujo en la corte española el chocolate que bebían los aztecas. Las damas de la realeza española se lo reservaban para ellas y lo tomaban a sorbitos en secreto, condimentado con especias y a veces con pimienta. La bebida de chocolate fue popular con los religiosos de México, y cuando regresaban a España trajeron el cacao consigo para tener esa bebida. Con el tiempo se introdujo en los estratos más altos de la sociedad europea.

La incorporación de azúcar (y de especias como vainilla y canela) a esta bebida –pudiendo así denominarse chocolate con un sentido actual– es una idea con origen incierto: por un lado se sabe que en México alrededor de finales del siglo XVI gracias a la Nao de China llegó a gran escala la canela procedente de la isla de Ceylán o Sri Lanka y está claro que la extensión por parte de los españoles del cultivo de la caña de azúcar en América pudo haber facilitado que fuese allí donde se mezclasen ambos productos por primera vez. Por otro, es recurrente la noticia de que eso sólo ocurrió al llegar el cacao a Europa. En cualquier caso, tal combinación se asocia casi siempre a obra de miembros de órdenes religiosas: las monjas de un convento de Oaxaca (México) que añadieron azúcar al cacao y el Monasterio de Piedra, en Zaragoza, son los dos lugares, en América y Europa respectivamente, que parecen haber sido los primeros en poner en práctica por primera vez esa combinación.

Había, por lo demás, algunos desacuerdos entre las altas esferas eclesiásticas por el supuesto poder excitante que generaba en quienes lo tomaban. Por ejemplo, el obispo de Chiapas tuvo que prohibir su consumo dentro del recinto de la iglesia porque las damas españolas para hacer más llevaderos los minuciosos sermones, se hacían servir chocolate por sus criados y lo bebían durante la ceremonia. Este hecho irritó al prelado, quien amenazó con excomulgarlas si seguían con esa práctica.

Se puede suponer también que fueron misioneros jesuitas –y no exploradores del Nuevo Mundo– los responsables de llevar por primera vez el chocolate a España, Italia y Francia a través de una red internacional de conventos y monasterios. Fue también gracias a la presión de los misioneros jesuitas como los granos de cacao en crudo, sin procesar, empezaron a exportarse en barco a Europa.

Durante el siglo XVII, el chocolate era considerado tanto un medicamento como un alimento, y no una bebida de compañía y de placer.

En 1606 llega la fabricación del chocolate a Italia, a través de Francesco Carletti tras un viaje a las posesiones españolas de América . A través de Carletti tenemos las primeras referencias a la elaboración del chocolate por parte de los indígenas (semillas de cacao tostadas, agua y azúcar) y, sobre todo, a la existencia de cacao solidificado en cuadraditos, que servía para ser transportado en los viajes como provisión, y que si era necesario se disolvía en agua. En Italia esto llevó a una auténtica chocolate-mania, con cioccolatieri abiertas en todas las grandes ciudades con Perugia como el corazón de mundo del chocolate italiano. En Venecia apareció la primera tienda de chocolate. Desde Italia, se introdujo el chocoalte en Alemania, Austria y Suiza.

En 1615 llega el cacao a Francia a través del matrimonio de la hija de Felipe III, Ana, con el rey Luis XIII de Francia.

Imagen8

Los Países Bajos se convirtieron en parte del imperio español en el siglo XIV, lo que explica que pronto introdujeran el cacao allí en 1621. La compañía West Indian incluso importó cacao a través del puerto de Amsterdam, estableció unidades de producción a pequeña escala para el procesado del cacao y vendió sus productos a comerciantes extranjeros.

Bélgica se anexionó al imperio español después de morir Charles de Bold en 1477. Los primeros comercios del cacao se fundaron en Ghent en 1635 en la abadía de Baudeloo.

En 1641 el científico alemán Johan Georg Volckammer probó el chocolate en su viaje a Nápoles. Le abrumó tanto su hechizo que importó chocolate a Alemania. Le llevó tiempo convencer a los alemanes, pero después de un tiempo muchos de ellos cayeron por su sabor. Los alemanes incluso introdujeron el hábito de beber una taza de chocolate caliente antes de dormir.

En cuanto a los ingleses, el chocolate lo evaluaron como “extravagante” cuando lo probaron por primera vez en 1657. Como en el resto de Europa, el chocolate fue al principio un privilegio, solo lo consumían en la corte real y los nobles pero pronto pasó a ser un alimento popular en las clases altas.

Y finalmente: Francia tuvo su primera chocolatería auténtica en 1659. David Chaillou preparó y vendió galletas y pasteles hechos con chocolate para los que podían pagarlo. Es todavía muy pronto para los auténticos bombones, como los conocemos nosotros.

Alrededor de 1660 se eliminaron todas las especias utilizadas en la elaboración del chocolate. En España, se preparaba una mezcla con 28 g de chocolate, 57 g de azúcar y un cuarto de litro de agua, se calentaba y se batía hasta producir espuma.

Cuando visitó la capital belga Bruselas en 1697 el alcalde de Zurich Heinrich Escher probó el chocolate en una de sus excursiones por la ciudad. Se quedó tan asombrado y entusiasmado que se llevó muestra inmediatamente a Suiza. Escher probablemente nunca imaginó la consecuencia que esto tendría para Suiza, que se convertiría en una de las naciones más importantes para el chocolate del mundo.

Más importante es la fecha de 1746, pues en un club de aficionados al chocolate se produce una gran innovación: el agua, lo único empleado hasta entonces para mezclar con el cacao, se sustituye por leche, añadiéndosele a veces huevos, alcohol y vino añejo.

A finales del siglo XVII aparecen las primeras chocolateras: tanto el recipiente en el que se preparaba específicamente el chocolate como el que se utilizaba para servirse. Imagen9El primero era resistente al fuego, a menudo de cobre estañado, bastante alto y con un orificio en la tapa para permitir la salida del mango del molinillo con el que se daba vueltas al chocolate. La chocolatera de servicio –de porcelana o de plata– tenía una tapa con un asa para facilitar su apertura y el mango de madera estaba colocado en ángulo recto. Para asegurar la estabilidad al hervir a menudo se colocaba en un soporte con tres patas altas lo que permitía situarla sobre un hornillo de alcohol. También se fabricaron tazas especiales para el chocolate, mancerina en España y la trembleuse en Francia

El siglo XVIII

Para preparar el chocolate era indispensable el molinillo: un batidor de madera con el que se revolvía la bebida de cacao para hacerla más homogénea, aterciopelada y espumosa. El proceso de elaboración desarrollado por los españoles a comienzos del siglo XVIII consistía en lo siguiente: una vez tostado, descascarillado y molido, la masa del cacao era molida hasta dejarla convertida en una fina pasta y mezclada con mucho azúcar, canela, vainilla, almizcle y colorantes. Se daba al chocolate forma de bloques, pero aun así se utilizaba básicamente para preparar bebidas y apenas se empleaba como golosina o para hacer pasteles.

En 1711, Carlos VI, pretendiente a la corona de España en la guerra de sucesión, se convierte en emperador austriaco y se traslada de Madrid a Viena, llevando la afición española por el chocolate a la capital austríaca. Viena se hizo famosa por sus exquisitas tazas de chocolate servido con vasos de agua fresca.

En 1755 los estadounidenses descubren el chocolate. La primera fábrica fue fundada en 1765. Quaker Milton Hershey introduce la tableta de chocolate con leche y almendras a principios del siglo XX.

Imagen10

A los europeos les encantaba el nuevo sabor y también les atraían las supuestas propiedades curativas del chocolate. En 1763, los cerveceros británicos se sintieron tan amenazados por la creciente popularidad de este producto, que pidieron que se dictaran leyes para limitar su fabricación. La feroz competencia en la industria chocolatera condujo a que algunos le añadieran almidón para que rindiera más y los ingleses incluso le agregaban una pizca de ladrillo pulverizado para intensificar su color. La demanda de chocolate de mejor calidad y sabor seguía aumentando.

El repostero español Juan de la Mata escribe uno de los primeros tratados sobre la repostería, Arte de repostería: en que se contiene todo género de hacer dulces secos, y dedica varios capítulos acerca de cómo se elabora el chocolate en España.4

La elaboración artesanal del chocolate se sustituyó en 1777 en Barcelona por la mecánica. A comienzos del siglo XIX, junto con el desarrollo de las plantaciones de cacao en todo el mundo, la industria del chocolate se organizó y perfeccionó en varios países.

El primer paso importante fue la solidificación del chocolate para obtener la tableta. El italiano Doret fue el primero que solidificó el chocolate en Turín.

La primera fábrica de chocolate europea  se instala en Suiza en 1819.

La primera tableta fue la de Fry and Sons, en Inglaterra sobre 1847, una mezcla de licor, cacao y azúcar que se presentaría comercialmente en Birmingham en 1849 bajo el nombre de Chocolat Dèlicieux à Manger.

Imagen11

El segundo paso lo dio hacia 1828 un holandés, Conrad Van Houten, al inventar una prensa hidráulica que conseguía exprimir los granos molidos del cacao y separar bien la manteca del nuevo producto que se podía obtener gracias a ese desgrasado: el polvo del cacao. La máquina podía extraer hasta el 50 % de la manteca del cacao. Imagen12Junto con el desarrollo del proceso conocido como dutching (añadir potasa para rebajar el color y lograr que el cacao se disuelva más fácilmente en leche o en agua), los holandeses se colocaron a la cabeza de la producción de chocolate.

El tercer hito fue italiano y consistió en el invento de los bombones (llamados en idioma piamontés ‘divu’ = colilla): gordos como bellotas, se preparaban con una pasta de cacao hecha a mano y moldeada toscamente. El bombón gianduja es de origen italiano y toma su nombre de la máscara turinesa.

El cuarto gran momento fue suizo: la invención del chocolate con leche hacia 1875 por parte de Daniel Peter gracias al aprovechamiento de la harina láctea (leche en polvo) creada por Henri Nestlé. También es invento suizo el ‘conchado’.

Durante el siglo XVII se enfrentaron dos escuelas de degustación del chocolate: la española afín al chocolate espeso donde se mojaba pan o pasteles y la francesa, gustosa del batido espumoso y bebido rápidamente.

En la segunda mitad del siglo XIX, como se ha descrito, los suizos inventaron un proceso para refinar aún más el chocolate. Dicho proceso, denominado conchado u homogeneizado, consiste en pasar la pasta entre unos discos de porcelana durante varias horas, lo que produce un chocolate suave que se derrite en la boca. Los entendidos afirman que el chocolate de mejor calidad es el que se homogeneiza por un mínimo de setenta y dos horas.

Empresarios ingeniosos como Hershey, Kohler, Lindt, Nestlé, Peter, Suchard y Tobler —nombres familiares debido a ciertas marcas de chocolate— aportaron mucho a esta industria, bien inventando maquinaria más eficaz, bien mejorando las fórmulas.

La variedad criolla del chocolate es la más cara y rara en los mercados de Estados Unidos y Europa, pero es una bebida común en Centroamérica.

El cultivo

El árbol del cacao es una planta perenne que rinde varias cosechas al año. Imagen13Clasificación científica: el árbol del cacao pertenece a la familia de las Esterculiáceas (Sterculiaceae), especie Theobroma cacao . Alcanza una altura media de 6 m y tiene hojas lustrosas de hasta 30 cm

El árbol del cacao – Theobroma Cacao – crece en el cinturón ecuatorial cálido y húmedo entre de 10ºN y 10ºS del ecuador. Hoy el cacao se cultiva en todo el mundo, aunque en un cinturón alrededor del ecuador: en plantaciones cultivadas con cuidado en el bosque tropical de África, Asia y Latinoamérica.

Los países más grandes productores de cacao son Costa de Marfil, Ghana e Indonesia.

Hoy, África es el principal proveedor de cacao global, con el 75 % de la cosecha de cacao del mundo. Para los pequeños agricultores de las diez mil aldeas africanas el cultivo de cacao representa una fuente de ingresos importante.

El entorno perfecto para el árbol del cacao – Theobroma Cacao – se encuentra en el calor tropical del bosque ecuatorial. Los árboles de cacao jóvenes solo prosperan a temperaturas tropicales a la sombra protectora de plantas altas como las plantas de la banana o las palmeras. Tanto el sol ardiene como los vientos fuertes son enemigos despiadados de este árbol frágil. Cuando tienen quince o dieciséis años de vida los árboles empiezan a dar vainas y empiezan a jugar su papel plenamente económico en la mayoría de las plantaciones. Esto se limita a 25 años, después de los cuales es el momento de cambiarlos por árboles más jóvenes.

El árbol del cacao florece en dos ciclos de 6 meses durante el año.

Miles de flores minúsculas y de cinco pétalos, blancas (femeninas) y rosas (masculinas), adornan el tallo y las ramas. Solo unas pocas se fertilizarán, de forma natural o a mano, y no más de cuarenta de desarrollarán en vainas de cacao. Estas recuerdan a los melones verdes, alargados.

Después de 6 meses las vainas de cacao han crecido completamente y han cambiado de color de verde a amarillo-naranja. Con mucho cuidado, de no dañar las ramas, los trabajadores de la plantación cosechan las vainas. Las vainas de cacao maduran Imagen14durante unos días después de la cosecha. La cáscara externa se abre usando cuchillos largos y un movimiento de corte muy preciso, sin tocar las habas. Esto tiene lugar dos veces al año.

En la mayoría de los países africanos como Costa de Marfil, la cosecha principal dura desde octubre hasta marzo y la otra cosecha de mayo a agosto.

La pulpa que contiene las preciosas habas de cacao se quita entonces de la vaina y se recoge en cestos grandes.

Las habas luego, dependiendo del tipo, se dejan fermentar durante entre cinco y siete días. Esto tiene lugar en el suelo o en bandejas en que las habas se cubren con hojas de banana.

La fermentación es importante ya que el proceso quita naturalmente cualquier pulpa de fruta que quede pegada de forma natural a las habas. Las habas cambian de color de beis a púrpura y desarrollan su aroma.

Después de la fermentación se extienden y se dejan secar al sol durante unos seis días. Las habas se vuelven con regularidad para que retengan una fracción de su contenido de humedad (± 3 %). El secado es esencial, tanto por parar el proceso de fermentación con por almacenaje.Imagen16

Miles de sacos de cacao se llevan del centro de recolección a almacenes enormes, se registran todos los orígenes. Después de un segundo control de calidad los sacos esperan el envío a la fábrica.

Las habas empaquetadas en sacos o en contenedores se llevan al puerto, y se embarcan a su nuevo destino.

Tipos de cacao

Hay tres especies distintas de árboles de cacao. Los descendientes que vemos hoy en las plantaciones son normalmente híbridos cultivados o fortuitos de los mismos, cada uno con sus características particulares:

Criollo, también llamado el príncipe entre los árboles del cacao, produce vainas con una cáscara muy fina. El cacao mismo tiene un color muy claro y un aroma refinado único. Esta variedad produce cosechas pequeñas y también es muy frágil.

Forastero es un tipo de árbol más fuerte y es más fácil cultivar y producir grandes cosechas. Las vainas de cacao tienen una cáscara más gruesa y más basta, aroma más fuerte. El cacao de las habas Forastero a menudo se llama cacao a granel porque da al chocolate un típico aroma básico reconocible. Este cacao, por lo tanto, forma el ingrediente básico en la mayoría de los chocolates y a menudo constituye el 80 % de la mezcla de cacao.Imagen15

Trinitario es un cruce de ambos tipos de árbol y tiene características de los dos: tiene un aroma fuerte pero relativamente refinado y, además, es muy fácil de cultivar.

Elaboración

Sacos de yute, llenos con habas de cacao, llegan de las regiones ecuatoriales de África, América y Asia.

Se toman muestras de cada entrega de cacao y se analizan para comprobar su composición y características particulares.

Se mezclan las habas de cacao de orígenes distintos de acuerdo con las recetas. La mezcla de las habas de cacao de distintas regiones siempre determinará el aroma característico de cada chocolate.

Las habas africanas, por ejemplo, se conocen por su “cuerpo”, el aroma básico que dan al chocolate. Las habas de América y Asia dan al chocolate un aroma más refinado.

Las habas de cacao se limpian primero de las piedras, polvo y arena y rápidamente se secan bajo un calentador. Esto hace que sea más fácil aplastar las habas y quitar la cáscara de alrededor. Solo quedan las piezas de grano o “nibs”.

Luego se tuestan los nibs de cacao, que desarrollan sus aromas característicos.

Los nibs se meten en el molino para que puedan primero molerse toscamente, luego pasan a un licor de cacao super fino. El calor exudado por el proceso asegura que se funde la manteca de cacao presente en el licor, dando el líquido de licor de cacao.

El licor de cacao está ahora listo para usarlo como ingrediente del chocolate.

También se pueden seguir procesando en cacao en polvo y manteca de cacao.

El licor de cacao se puede seguir procesando. Está compuesto por dos componentes distintos – manteca de cacao y cacao en polvo – que son ambos esenciales para varias aplicaciones distintas.

Imagen17

Estos dos componentes solo se pueden separar presionando el licor de cacao líquido por un tamiz muy fino. En realidad, se vierte en tubos cilíndricos y se comprime a alta presión. La manteca de cacao que es suficientemente fina pasa por un tamiz microscópicamente fino y se recoge por separado mientras que los sólidos del cacao se quedan presionados en el cilindro y parecen un pastel aplastado.

Al final del procedimiento de prensado, se quita este pastel y se sigue moliendo en distintas etapas en un cacao en polvo muy fino.

Licor de cacao, manteca de cacao, azúcar, leche en polvo y vainilla son las materias primas con las que hacemos todos los distintos tipos de chocolate:

El chocolate negro está hecho con licor de cacao, manteca de cacao y azúcar.

Para chocolate con leche, se añade leche en polvo.

Y para chocolate blanco se usa manteca de cacao, azúcar y leche en polvo (no licor de cacao, lo que explica el color marfil del chocolate blanco).

Para todos los tipos, se añade vainilla Bourbon natural para realzar el sabor.

Primero se pesan los ingredientes con mucha precisión para el tipo particular de chocolate que se va a hacer. Se juntan estos ingredientes y luego se mezclan en una masa de chocolate homogénea.

Luego se prensa esta mezcla entre rodillos para formar un polvo fino. Esto dará al chocolate acabado una textura suave y un sabor homogéneo. El tamaño medio de las partículas en este polvo de chocolate es más pequeño que la distancia entre papilas gustativas de la lengua – tan pequeñas que nunca podrá sentirlas físicamente. Esto garantiza la suavidad del chocolate, sin ninguna textura granular.

Este chocolate en polvo se amasa durante horas en las conchas hasta que se han desarrollado completamente los aromas. Las conchas son grandes depósitos que tienen dentro un aparato para agitar enérgicamente que amasa lentamente la mezcla. Debido a la fricción causada por la agitación se genera calor. Este calor funde el polvo en una masa homogénea y hace que se evaporen los aromas ácidos, desagradables.

Al final del proceso de conchado, se añaden la manteca de cacao (todos nuestros chocolates están hechos con 100 % manteca de cacao) y la lecitina de soja para hacer el chocolate líquido. La lecitina de soja asegura la estabilización de la liquidez y la emulsificación del chocolate.

Después de esto se mide la liquidez (viscosidad) del chocolate. Algunas aplicaciones requieren una clase de chocolate espeso, como pasta, otros tipos de aplicaciones requieren un chocolate líquido, muy fluido.

Ahora se guarda el chocolate líquido en unos depósitos grandes calentados para que se puedan seguir procesando los bloques o callets.

El chocolate líquido se sigue procesando en bloques, formación de gotas, callets u otras formas sólidas.

Para hacer esto, el chocolate líquido tiene que estar previamente templado para que se pueda endurecer finalmente. El templado asegura la formación de los cristales de manteca de cacao correctos para que el chocolate se endurezca en formas sólidas, con brillo y duras. Solo cuando se ha templado bien, se puede verter el chocolate en moldes o depositar como callets y finalmente enfriar.

Durante el enfriado el chocolate se pone duro y brillante de forma que sale de los moldes con la forma perfecta para empaquetarlo.

El chocolate y la salud

Los azcetas usaban la manteca de cacao como ungüento para curar las heridas, y la bebida como estimulante. También lo utilizaban para dar energía (idea posteriormente cogida por las fuerzas armadas de Estados Unido.

También es sabido que los monjes utilizaban el cacao como ingrediente principal para muchas de sus recetas sanadoras.

El chocolate es un producto natural que contiene muchos ingredientes valiosos. Consumido con moderación, ocupa su lugar en una dieta equilibrada.

Principales beneficios del chocolate:

FUENTE DE ENERGÍA PARA UN ESTILO DE VIDA ACTIVO

Debido a la alta concentración de calorías y un volumen relativamente pequeño y gracias a la relación positiva entre azúcares y grasas, el chocolate es una fuente de energía directa importante. El chocolate también compensa muy rápidamente la energía que gasta el cuerpo durante el trabajo físico o el esfuerzo mental. Por eso es por lo que el chocolate es extremadamente popular para los atletas, estudiantes y todos los que quieran restablecer rápidamente su energía después de una actividad intensa. En resumen, el chocolate va de la mano de un estilo de vida activo.

POLIFENOLES SE CREE QUE CONTRARRESTAN LOS RADICALES LIBRES

Los polifenoles son componentes naturales que se encuentran en plantas sanas como fruta y verduras, y también en la planta del cacao. Los polifenoles encontrados en el cacao pertenecen a la categoría de flavonoidos. Los flavonoidos son particularmente abundantes en las habas de cacao, incluso más que en el vino tinto y el té verde. El cacao también contiene unas cantidades anormalmente altas de más flavonoidos complejos llamados procianidinas. Estos son antioxidantes fuertes que protegen las células corporales del efecto de los radicales libres. De acuerdo con la investigación, los radicales libres aceleran el proceso de envejecimiento y son responsables de la degeneración de ciertas funciones corporales, como la capacidad de ver o el sistema nervioso. Además, los flavoniodos parece que tienen efectos cardiovascualres positivos, para fortalecer el sistema inmune, y bajan el colesterol/presión sanguínea y mejoran la función de los vasos sanguíneos.

BAJOS NIVELES DE COLESTEROL

En el cacao y el chocolate, también encontramos una grasa única saturada que, según una investigación reciente, tiene un efecto neutro sobre la producción de colesterol malo y posiblemente podría fomentar la creación de colesterol bueno. El cacao y el chocolate negro naturalmente no tienen colesterol, y el chocolate con leche y blanco solo contienen una cantidad mínima de colesterol, que viene de la leche usada en estos productos.

AZÚCAR ABSORBIDO LENTAMENTE POR EL CUERPO, DA COMO RESULTADO UN BAJO ÍNDICE GLUCÉMICO

Antes de convertirse en chocolate, las habas de cacao contienen muy pocos azúcares naturales. El azúcar añadido solo hace que suba muy poco azúcar en sangre, por eso el resultado del bajo Índice Glucémico. Gracias a la composición única del chocolate, el cuerpo humano absorbe muy despacio el azúcar presente. El chocolate no daña los dientes. Comer chocolate puede hacer sentir bienestar y tener un efecto calmante en el estado mental de uno.

EFECTO ESTIMULANTE DE TEOBROMINA Y CAFEÍNA

El cacao y el chocolate también contienen niveles mínimos de teobromina y cafeína. Estas sustancias tienen un efecto estimulante en el sistema nervioso central, el latido del corazón y la relajación de los músculos respiratorios. Investigaciones médicas recientes indican que la teobromina y la cafeína reducen la fatiga y mejoran la concentración.

CALCIO Y PROTEÍNAS ESENCIALES PARA LOS JÓVENES

Los niños y los jóvenes, para los que las proteínas y el calcio son extremadamente importantes, adoran el chocolate con leche y las bebidas con chocolate. Además, los chocolates con leche y blanco son en sí mismos fuentes de calcio y proteínas.

VITAMINAS A Y B12 AYUDAN EN EL PROCESO DE CRECIMIENTO

Los chocolates con leche y blanco son ricos primero y principalmente en vitaminas A y B12, que, entre otras cosas, contribuyen al crecimiento de dientes y huesos sanos, la absorción de calcio y fósforo, la creación de glóbulos rojos y el crecimiento de músculos y tejidos.

VITAMINAS DEL COMPLEJO B, D Y E

El cacao y el chocolate negro también contienen muchas vitaminas del complejo B, necesarias para liberar energía y crear los bloques que forman el cuerpo. Además, los chocolates negro, con leche y blanco todos contienen vitaminas D y E.

MINERALES PARA EL FUNCIONAMIENTO ADECUADO DEL CUERPO

Además de ser fuente de vitaminas, el chocolate también es fuente de esos minerales vitales para la funciones corporales adecuadas. El chocolate negro es particularmente rico en magnesio, importante para las funciones del cerebro sano. También contiene cobre, hierro, manganeso y zinc para la promoción del crecimiento celular, la reparación del tejido y la absorción de nutrientes.

FIBRA DIETÉTICA CON EFECTO LIMPIADOR DEL SISTEMA DIGESTIVO

El chocolate también tiene efecto benéfico sobre la digestión. La masa de cacao contiene alrededor del 15 % de fibra dietética soluble y no soluble. Esta fibra mejora los movimientos intestinales y mantiene limpias las paredes del intestino y del estómago.

DEMANDA CRECIENTE DE CHOCOLATES ESPECIALMENTE SANOS

Además, la conclusión es esta: el chocolate es sano de muchas formas. Pero puede ser incluso más sano. Los consumidores de hoy son entendidos y exigentes.

El chocolate puede jugar un papel sano en la vida de todos.

Los bombones

Hay distintas versiones sobre el origen de tan preciado manjar, pero todas coinciden en un momento histórico en el siglo XVIII: según dicen, fue en la época de Luís XIV, conocido como el Rey Sol, cuando se crearon los primeros bombones de chocolate. Algunos atribuyen la idea al mismo pastelero del Rey. Según esta versión, el cocinero Imagen18decidió cubrir unas frutas con chocolate porque el rey era muy aficionado a este exótico producto venido de las Américas.  Y la reacción de Luís XIV fue un grato “bon bon”, haciendo referencia a su sabor doblemente bueno.

Otra de las versiones apunta directamente a un joven aprendiz del cocinero personal de la Infanta María Teresa, primera esposa del Rey Sol. La infanta tenía devoción por el chocolate caliente, y no quiso marchar a París con su  marido sin llevar consigo a su cocinero particular. Éste se encargó de formar a varios aprendices para satisfacer la alta demanda de la Corte. Pero uno de estos aprendices decidió innovar y poner el chocolate líquido en un molde y dejarlo enfriar. La respuesta de las damas de la Corte no se hizo esperar, y consideraron la invención como algo delicioso que no tardó en extenderse en la alta sociedad francesa.

Cómo elaboramos en “Gloria´´ los mejores bombones artesanos

Imagen19

1º Lo más importante para elaborar un bombón de calidad son sus ingredientes, que han de ser de la gama más alta posible.

2º Un buen refinado para lograr una textura cremosa.

3º Tostar el grano con poco fuego y mucha paciencia.

4º Templar bien la cobertura.

5º Un lugar adecuado en cuanto a climatización y limpieza.

6º Oficio, paciencia, interés, buena mano y haber aprendido del mejor.

Pautas para la degustación del chocolate negro en tableta

Degustar el chocolate consiste en experimentar, analizar y apreciar sus características organolépticas con los cinco sentidos. Es importante recordar que la temperatura y humedad del ambiente pueden repercutir en la degustación.

Análisis visual

Un buen chocolate tendrá un color marrón muy oscuro y brillante, uniforme, sin ningún tipo de mácula, burbujas o hendiduras.

Análisis táctil

El tacto debe ser firme, nunca pegajoso, y, al partirlo, debe ofrecer una resistencia mínima; si al partirlo forma astillas, está demasiado seco; y si es difícil de partir está muy ceroso. En la boca, la disolución será fácil, continuada y completa, esto es, sin rastro alguno de granulosidades.

Análisis auditivo

Al partirlo, el sonido debe ser seco pero quebradizo.

Análisis olfativo

Se tendrán en cuenta la olfacción directa y la indirecta (por vía retronasal).

Análisis gustativo

El sabor debe ser básicamente amargo con un punto de acidez y de dulzor, y después puede haber toques de piña, plátano, vainilla, canela, azafrán, etc. Aunque para disfrutar de un verdadero chocolate es necesario manipular en esencia semilla de cacao con márgenes equilibrados de azúcar, esto no sucede con el chocolate que se conoce comúnmente, ya que todo el chocolate se industrializa a modo de separar manteca y pasta de cacao. Con eso se modifica el sabor y también la calidad. Un buen chocolate es aquel que en esencia de ingredientes está hecho a base de cacao sin modificar sus sustancias naturales. El chocolate artesanal es un buen ejemplo.

No te vuelvas loc@ preparando tu boda

Querid@s amig@s

No hay nada más maravilloso en este mundo que planear el día más especial de nuestra vida y, más aún, vivirlo.

Pero para poder vivirlo, lo primero que necesitamos es RELAX, RELAX, RELAX Y RELAX. Así que acomódate en tu silla, respira profundamente y continúa leyendo.

Cada semana vienen a visitarnos parejas ilusionadas que van a darse el Sí quiero y necesitan que les asesoremos. Tratamos de darles ideas, contarles lo que se lleva o no se lleva en ese momento y sobre todo hacer que cada detalle sea especial.  Los novios están felices y tranquilos y todo marcha en un clímax de paz y amor.

Unos meses más tarde llega el momento de concretar y reservarlo todo. Las parejas  suelen estar seguras de lo que quieren y como lo quieren. Todo queda planificado y sólo falta vernos para el gran día.

Pero…

Una semana antes del gran día empiezan las llamadas de estrés y nerviosismo. Los novios piensan que nos hemos olvidado de ellos, no paran de mirar las previsiones del tiempo y parece que el fin del mundo está a punto de llegar. (Es gracioso ver cómo todas las parejas pasan por esa fase a sabiendas de que todo va a salirles perfecto).

Al fin llega “El Día´´´. Los sentimientos a flor de piel, las mariposas revoloteando en el estómago  y todo listo para comenzar. El día transcurre sobre lo planeado, lo que era tensión ahora son risas y las inseguridades son decisiones bien tomadas. El día finaliza y nos marchamos a casa.

Tras una semana o varios días los novios suelen venir a visitarnos y a contarnos sus impresiones. Todos coinciden en que las últimas semanas son caóticas y que el mundo parece volverse del revés. Pero al final todo sale perfecto.

Por todo esto aquí os dejo mi humilde consejo:

Bien hayáis contratado los servicios de una wedding planner o contéis con vuestros familiares para ayudaros, lo mejor es delegar en cada uno de ellos. Vuestra familia disfruta trabajando en organizar cada detalle, hazles sentirse participes de este momento y disfrútalo junto a ellos.

Si cuentas con la ayuda de profesionales, escucha sus consejos, relájate y disfruta viendo como hacen su trabajo.

Es importante controlar que todo vaya sobre ruedas, pero no intentes estar en mil sitios a la vez (siento decirte que es imposible).

Empieza a planearlo todo con mucho tiempo de antelación y cuando esté todo listo, confía, relájate y respira hasta que llegue tu gran día.

Una buena agenda, paciencia, contar con profesionales y mucho amor: los ingredientes perfectos para que todo salga de maravilla.meditando